Agricultura, ciencia y poder. Un análisis crítico sobre las políticas biotecnológicas del estado capitalista argentino


Precio pre-compra online con 50% de descuento: $1585.-

Año de publicación: 2022
Autora:  
Carla Mariela Poth
Formato: 23 x 16 cm
ISBN: 978-987-3941-72-6

 


Solemos escuchar que estamos ante la “revolución de las biotecnologías”. Medios de comunicación, grandes desarrolladores, productores agrícolas, el poder político, suelen destacar la implacable transformación que ha significado la incorporación de las semillas genéticamente modificadas y lo “absolutamente necesarias” que las mismas se han vuelto para el progreso del campo. Bajo esta retórica, el modelo de producción agraria sería hoy de una relevancia fundamental, dada la necesidad de proveer alimentos al mundo y acabar con la creciente tendencia mundial que expone a 790 millones de personas al hambre crónica y a 2 mil millones de personas a la desnutrición encubierta.

Argentina ha sido el escenario central de estas transformaciones. Como puerta de entrada para las semillas transgénicas y las biotecnologías en el Cono  Sur, nuestro país produce más de 24 millones de hectáreas de cultivos transgénicos, entre soja, maíz, algodón, papa y también trigo.

Lo real es que a pesar de la incorporación de inmensas hectáreas a la agricultura y el crecimiento descomunal de los rindes productivos, la incorporación de estas nuevas tecnologías no se traduce en un mayor y mejor acceso a los alimentos. Por el contrario, los altos niveles de efectividad que ha demostrado la agricultura en la producción de ganancias para sectores concentrados, se superponen con la constante falta de acceso a alimentos sanos  y de calidad.

Junto con esto, la producción agrícola es hoy una de las principales responsables de la reducción del empleo agrario, la destrucción de las economías de subsistencia, la expulsión de tierras del campesinado y los pueblos originarios, la generación de nuevas formas de enfermar y morir en los paisajes rur-urbanos producto de los agrotóxicos, y la eliminación global de montes y selvas, aportando fuertemente a la crisis climática.

La contracara de esta expansión ha sido la velocidad y multiplicidad de conflictos y resistencias que van surgiendo a lo largo del proceso.

En este libro buscamos reconstruir qué herramientas y estrategias fueron adoptadas por el Estado argentino para contribuir a la emergencia, consolidación y reproducción del modelo biotecnológico agrario, poniendo el foco en el rol central adoptado por la ciencia y la producción de conocimiento en el entramado de la política agraria.