Mural 8

LA OBLIGATORIEDAD DE LEER Y ESCRIBIR. ESTADO Y EDUCACIÓN A FINES DEL SIGLO XIX

El sistema escolar en la argentina fue uno de los pilares de la formación del estado nacional y la alfabetización era considerada un requisito para la construcción de la nueva sociedad.
La lectura
Cuando se constituyó el estado-nacional los textos utilizados en las escuelas eran en su gran mayoría extranjeros y los escasos libros nacionales eran considerados deficientes. Es entonces cuando nace una nueva generación de libros de lectura escolares y editoriales para publicarlos. Pero también surge una nueva escena de lectura escolar: de pie en el frente de la clase o al lado del pupitre, con los "talones juntos y las puntas separadas”.
La escritura
Algún niño que iba a la escuela a principios del siglo XX tenía en su cartuchera de madera su portaplumas con la pluma cucharita  o la irinoid, si era el hijo del médico. También llevaba alguna de repuesto cuando, por la fuerza que le imprimía para hacer la letra linda, se le abriera en dos. Acompañando a la pluma el infaltable limpiaplumas que su madre le había confeccionado con retazos de telas.
La escritura escolar estuvo sometida a normas que fueron variando según modas pedagógicas o científicas.
La escritura también actuó como mecanismo de castigo: escribir 100 veces no debo; infinitas copias y dictados. Afortunadamente, también fue un mecanismo de goce como medio de expresión o por el placer de la sola impresión.
 

Artista plástico. ANDREA RAMOS
Técnica ultilizada. Collage digital.
Biografía. 

A los 8 años de edad comenzó a pintar.
Estudió Magisterio en Artes Visuales en la Escuela de Arte de Luján “José Pipo Ferrari” y también Gestión Cultural en el Instituto Mignone de Luján.

Se perfeccionó en Grabado y Acuarela.

Realizó numerosos talleres sobre distintas técnicas como vitraux, vitrofusión, papel artesanal, arte textil, etc.

Presentó muestras individuales y participó en Exposiciones grupales.

Como artista plástica tiene su taller donde día a dia dibuja y pinta.

Como docente de arte da clases de plástica para niños en su taller, y de acuarela para adultos en Espacio Cultural Artó, Luján.

Trata de experimentar día a día con distintos materiales y técnicas y perfeccionar las conocidas.

Las imágenes y temáticas sobre las que trabaja van variando de acuerdo a las situaciones vividas. El arte es su canal de expresión.